Compartir

La exsecretaria de Ángel de Cabo, liquidador de compañías como Viajes Marsans y Nueva Rumasa, denunció ayer ante la Audiencia Nacional las presiones que estaría recibiendo de su antiguo jefe -encarcelado desde el 5 de diciembre- para que le entregara las acciones de la única sociedad de su entramado irregular que todavía produce dinero.