Compartir

Gracias a las nuevas tecnologías, se puede diseñar las sesiones de entrenamiento en sus propias casas para la rehabilitación de los pacientes con daño cerebral. Con ayuda de un terapeuta, los afectados aprenden a realizar la actividad y la graban en un dispositivo móvil. En vídeo, con un plano frontal, se registra la ejecución física. Y se reúnen los valores de la tasa cardiaca gracias a un sensor de pulso.

La información se almacena en la nube y en el dispositivo, desde donde se puede monitorizar a los pacientes, por parte del especialista. Solo hace falta tener conexión a internet y un móvil con cámara de vídeo.

Con este tipo de telemedicina el paciente con daño cerebral puede continuar su rehabilitación sin el desplazamiento diario, tanto del enfermo como del cuidador, hasta el centro de salud, que requería una vez que terminaba su hospitalización. Así se reduce el tiempo y el coste invertido en esta fase.

Iniciativa pionera

La herramienta ya está en marcha gracias a la colaboración entre el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, la Universidad de Granada y la empresa Gnúbila del grupo Indra, y al financiamiento del Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Granada (CEI-BioTic) para la creación de una plataforma de telerehabilitación mediante dispositivos móviles, como smartphones.

Según los investigadores, el proyecto ?Infraestructura tecnológica para monitorización remota e integral de pacientes: aplicaciones, servicios y dispositivos que faciliten la inclusión social de personas con daño cerebral? es una iniciativa pionera en el campo de la rehabilitación de daño cerebral a través de la telemedicina. En la primera prueba en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada participaron tres pacientes con daño cerebral adquirido y se han beneficiado de las ventajas, como evitar desplazamientos y un control más riguroso de los ejercicios propuestos.

Actualmente, otros tres pacientes ensayan con la fórmula a distancia, una independencia que también repercute en beneficio de médicos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, logopedas, enfermeras y psicólogos, que podrán utilizar esta herramienta para incentivar la movilidad, comunicación, higiene, vestido y alimentación de sus pacientes.