Compartir

La reunión de Soria con los representantes de la tres Comunidades Autónomas más afectadas por las ayudas al naval (País Vasco, Galicia y Asturias), sindicatos y astilleros tiene como objetivo consensuar acciones antes de tomar un decisión sobre el recurso.

A la ausencia de Urkullu se une la de la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, quien se encuentra fuera de Euskadi toda la semana, han informado fuentes de Lehendakaritza.

A pesar de que no habrá representación del Gobierno Vasco, las fuentes han subrayado que el Ejecutivo de Vitoria mantiene su postura a favor de que el Estado recurra ante el Tribunal de Justicia de la UE la devolución de las ayudas y de que se pidan medidas cautelares hasta que haya un fallo definitivo.

Asimismo, han insistido en que no ha variado la postura del Ejecutivo autonómico para que se apruebe un plan de Estado dirigido al sector naval, así como que se flexibilicen las devoluciones.

El Gobierno Vasco, tal y como avanzó su portavoz, Josu Erkoreka. el pasado viernes, es partidario de que el central “haga un esfuerzo por dar a conocer” a los posibles inversores que en el sector naval hay ya un sistema que permite actuar “con total seguridad jurídica”.

También defiende que el Ejecutivo de Mariano Rajoy que “ponga en valor ante los inversores el sistema de 'tax lease” -de bonificaciones fiscales para la financiación de la construcción de buques-, en vigor desde enero de este año.

Por ello, plantea que el Gobierno central debe dejar claro que “ya no existen las incertidumbres jurídicas” y que, por tanto, “se pueden derivar recursos económicos hacia el sector naval sin ningún peligro de que pueda irrumpir de nuevo la comisión con una resolución” como la obliga a devolver anteriores ayudas.

Asimismo, defiende que el Ejecutivo central asuma el compromiso de reinvertir esos recursos en planes encaminados a la reactivación el sector.