Compartir

El Servicio Asturiano de Consumo aconseja a los clientes afectados que reclamen y recuerda que el Supremo calificó estas prácticas de abusivas