Compartir

El drama vivido en un colegio indio en el que murieron 23 niños hace seis días por consumir comida con insecticida sumó ayer una dosis macabra al conocerse que la directora del centro obligó a los alumnos a ingerir el alimento contaminado. De acuerdo con una investigación oficial divulgada por el diario 'Times of India', los menores -de entre 4 y 12 años- «se negaron» inicialmente a probar el curr…