Compartir

En unas peculiares declaraciones sobre la crisis de Gobierno en Egipto, el primer ministro isrealí, Benjamin Netanyahu, ha sugerido que la caída del expresidente Mohamed Mursi demuestra la debilidad del islam político.«Creo que, a largo plazo, este tipo de regímenes islamistas radicales van a fracasar porque no son capaces de proporcionar las condiciones necesarias para el desarrollo económico, po…