Compartir

Ese fue el mandato del Gobierno después de una reunión celebrada en el departamento de Arauca (este, frontera con Venezuela), donde el miércoles murieron 15 uniformados en una emboscada de las FARC.

“Ayer, un pelotón que estaba cuidando el oleoducto fue atacado por cerca de 70 de estos bandidos. Ahí, infortunadamente, fueron asesinados 15 de nuestros soldados, de los que 13 eran profesionales y 2 suboficiales”, dijo Santos.

Agregó que cuando llegaron los refuerzos, “continuaron los combates y fueron capturados doce miembros de las FARC, de los que cinco están heridos” y tratados por médicos militares.

En cuanto a los combates en el sureño departamento del Caquetá, Santos explicó que la guerrilla quiso “volar un puente” en el municipio de El Doncello, pero el Ejército lo previno y comenzaron los enfrentamientos, en los que murieron 4 militares y 5 insurgentes.

Entre los rebeldes muertos, el mandatario dijo que figuran “Sandoval” y “Corroncho”, que, al parecer, formaban parte del anillo de seguridad de Hernán Darío Velásquez, “El Paisa”, comandante de la columna móvil Teófilo Forero, considerada una unidad de elite de la guerrilla.