Compartir

Los arquitectos iniciales del edificio Intempo de Benidorm, que será la torre residencial más alta de Europa, han asegurado que han abandonado la obra cuando estaba certificada a más del 80% por “la pérdida de la confianza” con el promotor.

Según han indicado en un comunicado los despachos Olcina y Raduán Arquitectos y Pérez Guerras Arquitectos Asociados, el “motivo último” de su “renuncia a la dirección de obra” fue “la pérdida de la confianza que siempre debe existir en la relación que se establece entre cualquier profesional y la persona que lo contrata, en este caso en la relación promotor-arquitecto”.

Según la notificación del Colegio de Arquitectos de Alicante remitida al Ayuntamiento de Benidorm, ambos despachos de arquitectos -redactores del proyecto inicial y directores de la obra desde su inicio- renunciaron a la obra del Intempo en mayo cuando ésta se encontraba certificada al 83%. En esa misma comunicación, el colegio notificó al Ayuntamiento el nombramiento de Pablo Moreno Arquitectos Asociados como directores de la obra hasta concluir el 17% de construcción restante.

Los ya exarquitectos del Intempo han explicado que “desgraciadamente las circunstancias económicas impusieron un cambio en la gestión promocional de la obra” con la intervención de una empresa externa de Proyect Management, “sin regulación ni responsabilidad alguna asignada en la Ley de Ordenación de la Edificación”.

Según el comunicado, la intervención del Proyect Management ha supuesto una “prevalencia excesiva” de “las motivaciones económicas sobre las decisiones técnicas de la Dirección Facultativa”, lo que ha actuado “en detrimento” de la “seguridad” de la obra, de las “calidades” de los acabados y del “mantenimiento futuro” del edificio. Incluso, ha llegado a “afectar al diseño inicial del proyecto”.

Desde Olcina y Raduán Arquitectos y desde Pérez Guerras Arquitectos Asociados han lamentado que el Intempo “no haya podido finalizarse en las condiciones inicialmente aprobadas”. Los ex arquitectos del Intempo han incidido en que en todo momento han mantenido una “postura de discreción” para que el cambio de dirección de la obra “fuera lo más tranquilo posible” para no perjudicar a la promoción y finalización del edificio. Una vez concluido, el edificio Intempo contará con unos 180 metros de altura y 45 plantas. La construcción está formada por dos torres que se unen entre si con un cono central.