Compartir

El secretario general adjunto de la organización panárabe para Asuntos Palestinos, Mohamed Sobeih, dijo a Efe que esta falta de confianza se debe a que “la administración israelí no tiene voluntad para lograr la paz”.

“Israel permanentemente pone obstáculos a toda iniciativa de paz”, lamentó Sobeih, un día después de que Kerry anunciara que palestinos e israelíes accedieron a sentarse de nuevo en la mesa de negociaciones la próxima semana en Washington.

Según el responsable árabe, “Israel persiste en construir y ampliar los asentamientos en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este y en alterar la composición demográfica de Jerusalén”.

También consideró que el Gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no desea la solución de dos estados, un plazo determinado para las conversaciones directas de paz ni el retorno a las fronteras de anteriores a la guerra de 1967.

El ministro israelí de Relaciones Internacionales y Asuntos Estratégicos, Yuval Steinitz, aseguró hoy que Israel liberará a un número limitado de presos palestinos en virtud del acuerdo para reiniciar el diálogo, pero rechazó que haya aceptado las fronteras de 1967 como base para negociar.

Los jefes de la diplomacia árabe integrantes del comité de la Liga Árabe sobre la iniciativa árabe de paz participaron en las reuniones llevadas a cabo en Jordania esta semana para relanzar las conversaciones directas entre palestinos e israelíes.

Sobeih destacó que su organización desea negociaciones sobre “bases correctas y principios claros” para aplicar dicha iniciativa, que estipula el reconocimiento por parte de los países árabes del Estado de Israel si este devuelve los territorios ocupados en la guerra de 1967.

La última vez que israelíes y palestinos se sentaron a negociar fue en septiembre de 2010, en el marco de otra moratoria parcial en las colonias, aunque lo hicieron solo durante tres semanas al reanudarse la construcción de asentamientos.