Compartir

A menos de siete meses de los comicios, la contienda es liderada ampliamente por el candidato oficialista, el exalcalde de San José Johnny Araya, con un 26 % de apoyo entre quienes están decididos a votar, de acuerdo con la más reciente encuesta de Unimer.

El PAC (centro-izquierda), fundado en el año 2000, ha sido la segunda fuerza política en los dos últimos procesos electorales de Costa Rica, pero en este momento el segundo lugar en la preferencia de voto lo ocupa el candidato del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Rodolfo Hernández, con un 12 %.

Es por esto que la convención del domingo es vital para el partido, no solo porque ahí se decidirá su candidato, en una votación abierta en todo el país, sino porque la jornada dejará al descubierto el nivel de apoyo que tiene el partido en general.

Costa Rica fue tradicionalmente un país con un sistema político bipartidista, pero todo cambió a partir de 2004, cuando escándalos de corrupción que involucraban a dos expresidentes (del PUSC) sacudieron a la opinión pública.

Para las elecciones de 2006 el PUSC prácticamente desapareció del mapa político y su lugar fue ocupado por el PAC, que estuvo a punto de alcanzar la Presidencia.

El candidato del PAC, Ottón Solís, perdió la elección por unos 18.000 votos (1,1 %) frente a Oscar Arias, del gobernante Partido Liberación Nacional (PLN), pero su partido se consolidó como la segunda fuerza política costarricense.

Para 2010, con Solís de nuevo a la cabeza, el PAC se desplomó y perdió de nuevo ante Laura Chinchilla y el PLN, pero esta vez la diferencia fue de 24 puntos entre la actual presidenta y el líder opositor.

De cara a las elecciones de febrero próximo, el PUSC parece haber revivido gracias a la figura de Hernández, lo que abre una incógnita sobre el futuro del PAC, que se responderá, en buena parte, en la convención del domingo.

La candidatura del partido es disputada por cuatro figuras de la agrupación.

La politóloga y exdiputada Epsy Campbell es la aspirante a la candidatura presidencial más reconocida del partido.

Sus contrincantes son el actual diputado y expresidente del Congreso, Juan Carlos Mendoza; el politólogo y académico Luis Guillermo Solís, y el exdiputado Ronald Solís, pero sus rostros son desconocidos para la mayoría de los ciudadanos.

El partido imprimió 350.000 papeletas para la convención, suficientes para cubrir casi el 12 % del electorado costarricense, pero ninguno de sus dirigentes ha querido aventurarse a dar cifras sobre la participación que esperan el domingo.

Esta es la primera vez que el PAC deja en manos de los ciudadanos la designación de su candidato presidencial, pues en procesos anteriores lo definieron dentro de la agrupación.

La jornada del domingo se analizará además a la luz del resultado obtenido meses atrás por el PUSC, que asegura que 145.000 personas fueron a votar en la convención que eligió a Rodolfo Hernández como su candidato.

Si el PAC supera esa cifra se afianzaría como la principal fuerza frente al PLN, pero si se queda por debajo del PUSC su imagen como voz cantante de la oposición quedaría gravemente dañada.

De quién resulte elegido como candidato dependerá también la posibilidad real de quebrar la racha en el poder que tiene el PLN, pues según todas las encuestas Araya se convertiría en el tercer presidente consecutivo de este partido, una situación inédita en el país centroamericano.

La nómina de candidatos que disputarán la Presidencia de Costa Rica estará lista el domingo y a partir de ahí arrancará la verdadera campaña política que culminará en los comicios del 2 de febrero del próximo año.