Compartir

Montserrat Serra y Blanca Thiebaut pisaron ayer suelo patrio, tras casi dos años de cautiverio. Hacia las 16 horas aterrizaron en la base militar de Torrejón de Ardoz (Madrid), donde les aguardaban sus familiares y amigos. Las cooperantes españolas se encuentran «bien de ánimo, pero muy débiles», según explicó por la mañana Inés, la hermana de Blanca, en una rueda de prensa ofrecida en la sede de …