Compartir

La nueva aportación aumenta a 71 millones de euros la ayuda humanitaria que se destinará a ese país y a los Grandes Lagos en 2013, y convierte a la Unión Europea (UE) en el mayor donante, informó la CE.

Con esta nueva ayuda, Bruselas respaldará a la población más vulnerable a través de acciones como el reparto de alimentos básicos y de material de supervivencia, además de facilitar refugio, agua y servicios sanitarios, entre otros.

La ayuda se canalizará a través de agencias de la ONU, así como organizaciones no gubernamentales y otros socios presentes en la zona.

El anuncio coincide con el recrudecimiento de la situación en la RDC, que sufre una de las crisis humanas más complejas y extendidas.

La comisaria europea de Cooperación y Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva, dijo en un comunicado que el mundo necesita “despertarse y actuar ya” contra “la terrible barbaridad” de la violencia sexual en el Este de la RDC.

También apeló a “aquellos que tienen influencia” en la zona para que “hagan todo lo posible” para poner fin a la barbarie.

Además, subrayó que se deben tomar medidas para garantizar que la acción humanitaria puede seguir adelante.

La RDC está inmersa todavía en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos y que fue el conflicto más sangriento desde la II Guerra Mundial, con más de 5 millones de muertes.

El recrudecimiento de la situación en el país ha obligado a 2,7 millones de personas a dejar sus hogares.

Según la CE, hay informes que alertan de un empeoramiento de los abusos sexuales contra las mujeres, que afectarían también a niñas e incluso bebés.