Compartir

“Este plan de acción que vamos a desarrollar en los próximos dos años marca un punto de inflexión en la historia de la cooperación tributaria”, afirmó Gurría en rueda de prensa en el Palacio de Congresos del Manezh en la capital rusa.

Gurría, que hizo estas afirmaciones en el marco de las reuniones de ministros de Economía y Trabajo del G20, destacó que dicho plan “permitirá a los países diseñar estándares coordinados comprensivos y transparentes que necesitan para prevenir la erosión de la base impositiva y transferencia de beneficios” (BEPS, siglas en inglés).

“Las normas tributarias internacionales, muchas de las cuales datan de los años 20 del siglo pasado, permiten a las compañías no pagar impuestos en dos países. Eso está muy bien, pero desafortunadamente las compañías abusan de estas normas”, apuntó.

Precisamente, agregó, “el plan de acción apunta a remediar esto, con el fin de que las multinacionales paguen también su parte justa de impuestos”.

Gurría recordó que actualmente existen unos 4000 convenios bilaterales para evitar la doble tributación y que de lo que se trata es de que crear un estándar global, un modelo único al que puedan suscribirse todos los países sin necesidad de revisar tratado por tratado.

Destacó que las compañías multinacionales comprenden la necesidad de cambiar las reglas de juego en materia tributaria, por lo que algunas de ellas han participado en la elaboración del plan de acción.

Por su parte, el ministro ruso de Finanzas, Antón Siluánov, reconoció también que la erosión de la base impositiva “se ha agravado hasta tal punto que se ha tornado intolerable”.

Mientras, el titular de Finanzas de Francia, Pierre Moscovici, aseguró que “algunas compañías pagan el 3 o el 4 por ciento sobre sus beneficios”, gracias a “tecnologías sin precedentes” para minimizar el pago de impuestos.

“Y esto es imposible de explicar a los ciudadanos”, añadió.

El plan de la OCDE incluye una quincena de acciones para combatir las fallas de los sistemas fiscales de los países que aprovechan las multinacionales para pagar un mínimo de impuestos.

La organización considera que esas medidas sólo tendrán éxito si la gestión de las empresas es más transparente.