Compartir

La compañía, con sede en Richmond (Virginia) y que comercializa marcas como Marlboro fuera de Estados Unidos, acumuló un beneficio neto por acción de 2,58 dólares entre enero y junio pasados, frente a los 2,6 dólares que obtuvo en el mismo periodo de 2012, cuando sus ganancias alcanzaron los 4.478 millones de dólares.

En la primera mitad del año la facturación de la firma, que también cuenta con marcas como L&M, fue de 39.010 millones de dólares, un 2,5 % más que en el mismo periodo del año anterior, cuando ingresó 38.059 millones.

Philip Morris atribuyó esta caída principalmente a la reducción de las ventas de cigarrillos, que en los primeros seis meses del año disminuyeron un 5,1 %.

En cuanto a los resultados del segundo trimestre del año, a los que más atención prestaban hoy los analistas estadounidenses, la tabaquera ganó 2.124 millones de dólares (1,3 dólares por acción), un 8,3 % menos respecto al mismo periodo del año pasado, cuando alcanzaron los 2.317 millones de dólares (1,36 dólares por título).

Así, entre abril y junio pasados, los ingresos de Philip Morris cayeron un 2,2 % hasta situarse en los 20.483 millones de dólares.

“Como era de esperar, a pesar de los precios y el gran rendimiento de nuestras fuertes acciones, nuestros resultados en el segundo trimestre se vieron afectados principalmente por la disminución del volumen industrial en varios de nuestros mercados clave”, dijo el consejero delegado de Philip Morris, André Calantzopulos.

Según señaló la compañía, entre abril y junio las ventas de cigarrillos en la Unión Europea cayeron un 5,9 % debido al impacto desfavorable de los aumentos de los impuestos sobre consumo y a la debilidad económica y el desempleo.

La comercialización de cigarrillos Marlboro también disminuyó un 5,9 % debido principalmente a la caída de las ventas en países europeos como Francia, los Países Bajos, Polonia o Reino Unido, aunque se vio compensada por otros mercados como el de Filipinas, América Latina, Medio Oriente y África del Norte.

Pese a ello, la compañía aumentó sus pronóstico de ganancias para el conjunto de 2013, cuando prevé un beneficio por acción de entre 5,43 y 5,53 dólares por acción, frente a los 5,17 dólares de 2012.

“Para el segundo semestre del año esperamos que el volumen mejore y la fijación de los precios se mantenga fuerte”, agregó Calantzopulos.

Los resultados de la firma no convencieron a los inversores y una hora y media después de la apertura de la Bolsa de Nueva York sus acciones cedían un 0,12 % hasta colocarse en los 89,57 dólares por título, aunque desde enero sus acciones se han revalorizado un 7,13 %.