Compartir

Montserrat Serra, profesora de secundaria, y Blanca Thiebaut, ingeniera técnica agrícola, decidieron un día dedicarse a los más necesitados en cualquier lugar del mundo, y acabaron en el campo de refugiados somalís de Ifo, en Dadaab, situado al este del país africano. Después de 21 meses de secuestro en esa zona de África, las dos cooperantes han sido liberadas y se encuentran en buen estado de salud, según la organización para la que trabajan, Médicos Sin Fronteras.

Montserrat Serra, vecina de Palafrugell (Gerona), tenía 40 años y llevaba dos meses colaborando en el país africano cuando ocurrió el secuestro, el 13 de octubre de 2011, a unos cien kilómetros de la frontera con Somalia, tras ser tiroteado el vehículo en el que viajaba con Thiebaut, que tenía 30 años en aquel momento.

Graduada en Magisterio por la Universidad de Gerona y profesora en el instituto de L'Escala, Serra había estudiado también un posgrado de Cooperación Internacional. Cuenta con una larga amplia trayectoria en labores solidarias, ya que había realizado trabajo de campo en Haití y Yemen antes de viajar a Kenia.

Blanca Thiebaut, madrileña residente en Barcelona, está especializada en Desarrollo Sostenible por la Universidad Politécnica de Madrid y cursó un máster en Gestión Medioambiental por la London School of Economics. Antes de unirse a Médicos sin Fronteras trabajó en la empresa Tragsatec, dedicada al desarrollo agrícola.