Compartir

El máximo responsable de la Comisión Europea (CE) habló anoche por teléfono con el presidente y el primer ministro israelíes, Simón Peres y Benjamín Netanyahu, respectivamente, así como con el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, quien se encuentra en la región para proseguir con sus esfuerzos por relanzar el proceso de paz, informó hoy su portavoz Pia Ahrenkilde.

En su cuenta de la red social Twitter, la portavoz comunitaria confirmó que Barroso abordó con ellos la publicación de las directrices europeas que impedirán a partir de 2014 la concesión de subvenciones, premios y programas de financiación a entidades israelíes establecidas en los territorios palestinos ocupados en 1967, y que han sido enérgicamente rechazadas por Israel.

Barroso dijo a Peres, Netanyahu y Kerry que no ha habido ningún cambio en la posición de la UE con respecto a Israel y el proceso de paz y que la Unión quiere continuar la cooperación con Israel “dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas”, explicó Ahrenkilde sobre el contenido de la conversación.

El máximo responsable de la CE explicó que las directrices se aplicarán a partir de enero de 2014, cuando entrará en vigor el presupuesto plurianual de la UE para los próximos siete años, y que la Unión “está dispuesta a consultar de cara a su implementación”.

“Barroso reiteró el apoyo a los esfuerzos estadounidenses por relanzar el diálogo de paz sin condiciones previas”, señaló su portavoz.

Israel considera las normativas un obstáculo a los esfuerzos de paz en Oriente Medio y Peres, exhortó hoy a la UE a suspenderlas.

“La relación entre Israel y la Unión Europea se basa en un enorme respeto y simpatía. Llamo a nuestros amigos en Europa y les digo: Suspended la decisión y darle una oportunidad a la paz”, manifestó Peres, según un comunicado distribuido por su oficina.

Netanyahu, por su parte aseguró que no permitirá que nadie fije las fronteras.

Por contra, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se congratuló por la medida comunitaria.

La CE adoptó a finales de junio una notificación con directrices sobre la elegibilidad de entidades israelíes y su actividad en los territorios ocupados por Israel desde junio de 1967 para subvenciones, premios e instrumentos financieros financiados por la UE a partir de 2014.

Estas directrices no se aplicarán a las personas físicas, sino solo a entidades israelíes con actividades o establecidas en los territorios palestinos ocupados.

Las orientaciones se elaboraron a raíz de una conclusión acordada en el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE de diciembre pasado en el que los países miembros subrayaban la importancia de limitar la aplicación de acuerdos con Israel al territorio reconocido por la Unión.

También pedían que todos los acuerdos con Israel indicasen explícitamente la “no aplicabilidad” con los territorios ocupados por Israel en 1967.

Estas directrices fueron preparadas a fin de cumplir con el compromiso asumido por la CE de hacer una “clara distinción en las legislaciones relevantes entre el Estado de Israel y los territorios ocupados”, según las explicaciones de la portavoz comunitaria de Exteriores, Maja Kocijancic.

También están conformes a la continuada posición de la UE de que los asentamientos israelíes son ilegales bajo las leyes internacionales y al no reconocimiento por parte de la UE de la soberanía israelí sobre los territorios ocupados, recalcó.