Compartir

En India, los dramas son en superlativo. Y se suceden uno detrás de otro, hasta el punto de que muchos pasan desapercibidos. El desigual desarrollo y la rígida jerarquía social así lo propician. Pero incluso en estas condiciones, la tragedia de ayer provocó la conmoción del país: 25 niños, de entre 5 y 12 años, murieron tras haber ingerido el martes la comida que recibían de forma gratuita en el c…