Compartir

La decisión de la Audiencia Nacional de conceder al etarra José Luis Urrusolo Sistiaga un permiso penitenciario de tres días vuelve a abrir el debate sobre la conveniencia de esta medida. Y es que aunque el momento en el que un preso de ETA pone un pie en la calle tras haber cumplido su condena es inevitable, la concesión de un permiso es una decisión discrecional que las autoridades penitenciaria…