Compartir

El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, dijo hoy en una rueda de prensa al término de una reunión con el primer ministro de Islandia, Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, que la prioridad de la Unión Europea (UE) sigue siendo negociar un acuerdo pesquero con Islandia y que de momento se descarta adoptar acciones contra ese país.

“Es un tema sensible”, reconoció Barroso, que dejó claro que la Comisión Europea “no puede respaldar una acción unilateral” por parte de los Estados miembros.

Barroso indicó que a la UE le preocupa que las reservas de la caballa en el Atlántico noreste estén “en peligro” y subrayó que es “crucial” garantizar una pesca sostenible de esa especie, pero insistió en que Bruselas quiere “una solución negociada” para este punto.

El presidente de la Comisión recordó que “varios países” expresaron este lunes en un Consejo de ministros de Agricultura y Pesca “su gran preocupación” por el asunto, que actualmente es debatido en el seno del Ejecutivo comunitario y sobre el cual “no se ha tomado una decisión”.

El primer ministro islandés indicó que su país se ha comprometido a seguir un enfoque positivo para “encontrar una solución negociada”, y destacó que el país lleva dos años consecutivos reduciendo sus cuotas de pesca de la caballa.

Además, dijo que Islandia es “un ejemplo” de pesca sostenible, ya que “lleva décadas” practicándola, y que le gustaría que la UE “obtuviera unos resultados similares”, lo que “aumentaría enormemente el valor de las pesquerías europeas”.

“Si tenemos en cuenta las recomendaciones de la ciencia y dejamos que nos guíen, seguro que encontramos una solución buena para todos”, concluyó.

La UE y Noruega, por un lado, e Islandia y las Islas Feroe, por otro, llevan años sin lograr cerrar un acuerdo sobre la pesca de ese pez en el Atlántico noreste.

Islandia y las islas Feroe han aumentado desde 2011 sus cuotas de pesca de caballa muy por encima de sus derechos históricos, lo que, según la UE, supera las recomendaciones científicas y sitúa esos recursos al borde del colapso.

Este lunes, España, Irlanda, Reino Unido y Francia, pidieron a la Comisión Europea que actúe de una vez contra Islandia y las Islas Feroe.