Compartir

El exalcalde de Boadilla del Monte (Madrid) Arturo González Panero comparece ya ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que le ha llamado a declarar como imputado para preguntarle por unas supuestas adjudicaciones irregulares del consistorio a empresas de la trama Gürtel. González Panero llegaba a las 09.30 horas a la Audiencia Nacional en un coche particular, ya que Ruz le había citado para las 10.00 horas.

Tras interrogarle, Ruz tomará además declaración al exconcejal de ese mismo municipio José Galeote, así como al exvicepresidente de la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda de Boadilla César Tomás Martín Morales y al exdiputado en la Asamblea de Madrid Alfonso Bosch Tejedor.

El magistrado decidió llamarles de nuevo a declarar en esta causa a la vista de las últimas investigaciones realizadas sobre la supuesta adjudicación irregular de contratos en Boadilla del Monte de 2000 a 2009 a empresas del entorno del presunto cabecilla de Gürtel, Francisco Correa, y de terceros. Esas adjudicaciones se habrían entregado a cambio de “dádivas en forma de regalos -como viajes o artículos de joyería- o efectivo a funcionarios y autoridades con influencia o competencia en el ámbito de la contratación pública”, según explicaba el juez en la resolución en la que les citó.

El consistorio y la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda habrían dado contratos a empresas de Correa “en cuya adjudicación se habría vulnerado la normativa de contratación”, o bien porque se hiciera directamente, porque se fraccionaran los contratos o se presentaran a los concursos sólo empresas del mismo grupo. Para ocultar estos pagos a los cargos públicos y para que pudieran deducir esos gastos en sus correspondientes declaraciones tributarias, el juez relata que las empresas de Gürtel habrían elaborado facturas en las que aparecían como los perceptores de servicios o mercancías.

“Regalos y entregas en efectivo”

Ruz atribuye a los cargos de Boadilla la recepción de “regalos y entregas en efectivo” a cambio de contratos, que ascenderían al menos a 637.000 euros en el caso de González Panero y a 500.000 euros en el de Galeote, y que ninguno de los políticos declararon a Hacienda. Afirma además que las investigaciones apuntan a que Martín Morales recibió 600.000 euros en dádivas y Bosch Tejedor otros 250.000.

González Panero y Galeote habrían invertido parte de esos fondos ocultándolos tras una mercantil en Madeira que les habría puesto a disposición el entorno del presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa.

Esta inversión se habría transferido posteriormente a una cuenta del HSBC de Ginebra a nombre de la sociedad panameña Itelsa Development Group Corp. Además, el exalcalde se habría valido de otras entidades para ocultar sus fondos de procedencia ilícita, manteniendo a tal efecto otra cuenta en el HSBC de Ginebra a nombre de la sociedad Longridge International SA, en la que figuraría como representante su entonces esposa, Elena Villarroya.

El juez indica que González Panero habría utilizado esos fondos para invertir en bienes situados en Miami y en Marruecos.