Compartir

El embajador de Kazajistán en Roma levantó el teléfono el pasado 27 de mayo, solicitó una cita en el Ministerio de Interior y pidió la captura de un peligroso criminal de su país en la capital italiana. El jefe de gabinete del ministro se puso a ello y a los dos días, la medianoche el 29 de mayo, una operación de 50 agentes irrumpió en la casa señalada, donde sólo estaba la mujer del sospechoso. F…