Compartir

“La Relatoría manifiesta su profunda preocupación e insta a las autoridades hondureñas a actuar con urgencia para identificar los motivos del crimen e investigar, juzgar y condenar a los responsables materiales e intelectuales del secuestro y asesinato del periodista”, indicó la oficina en un comunicado.

Barrow, de 58 años y presentador de un programa de Globo TV, fue asesinado tras haber sido secuestrado el 24 de junio pasado en San Pedro Sula (norte), recordó el comunicado de la Relatoría de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Para la Relatoría Especial es fundamental que el Estado hondureño esclarezca la causa de estos crímenes, identifique, procese y sancione a los responsables, y adopte medidas de reparación justas para los familiares de la víctima”, señaló.

La oficina insistió en la “necesidad” de que Honduras cree “cuerpos y protocolos especiales de investigación, así como mecanismos de protección destinados a garantizar la integridad de quienes se encuentran amenazados por su actividad periodística”.

“Ante la serie de asesinatos cometidos contra comunicadores en Honduras, resulta imprescindible que el Estado investigue de forma completa, efectiva e imparcial estos crímenes que afectan a toda la sociedad hondureña”, subrayó la Relatoría.

Con Aníbal Barrow suman 36 los periodistas asesinados en Honduras entre 2003 y 2013, según registros del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.

La condena de la Relatoría Especial de la CIDH se suma a las expresadas la semana pasada por la Organización de Periodistas Iberoamericanos (OPI) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que también reclamó al Gobierno de Honduras medidas legislativas para proteger a los informadores.