Compartir

La amenaza se tornó realidad y Luis Bárcenas tiró de la manta. Lo hizo con saña contra dos nombres propios, a los que durante cinco horas de declaración en la Audiencia Nacional colocó en el centro de su diana, Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal.