Compartir

En una entrevista con la radio local Emisoras Unidas, el jefe de Estado guatemalteco manifestó que por primera vez se realizó una reorganización en el Ministerio de Gobernación (Interior) que continuará luego con la Policía Nacional Civil (PNC).

Dijo que esa institución será distribuida en nueve regiones y 33 distritos como parte de las estrategias para tener mejores resultados en materia de seguridad.

También anunció el cambio de las Juntas de Seguridad que a su juicio se prestaban a abusos y creó las de Prevención, la creación de dos nuevas Academias de Policía y la Escuela de Oficiales, como logros de su Administración.

Pérez Molina dijo que también se ha propuesto cumplir con su promesa de aumentar la cantidad de agentes a 38.000 al final de su mandato en enero de 2016.

De los 22.500 policías que encontró al asumir el mando en enero de 2012, a finales de 2013 habrán ya 35.000, afirmó.

El gobernante, sin embargo, admitió que no está contento todavía con los resultados en materia de seguridad, porque no ha podido cumplir con la construcción de cárceles de máxima seguridad.

Durante 2012, según las estadísticas oficiales, se cometieron en Guatemala 6.025 asesinatos, un 3,44 % menos que los 6.240 de 2011.

Pero en el primer semestre de 2013, se registraron 3.122 crímenes, lo que representa un incremento de 7,8 % en relación al mismo periodo de 2012 cuando hubo 2.896.

“No estoy contento todavía, pero el plan de seguridad va caminando pese a que los números no son buenos”, anotó, y agregó que “no quiere excusas de sus funcionarios sino resultados”.

Consultado sobre la “mano dura” que ofreció durante su campaña política para combatir la violencia, Pérez Molina dijo que “está presente porque se está respetando la ley.

Por otra parte, el mandatario también señaló que su Administración ha logrado reducir las muertes por desnutrición aguda en Guatemala.

En 2012, dijo, recibió un país con 22 muertes por desnutrición cada mil niños y ese año la logró reducir a 11, mientras que en lo que va de 2013 se registraron 7,5 por cada 1.000.

El jefe del Ejecutivo aseguró que su programa Hambre Cero, con el que busca reducir en un 10 % la desnutrición que afecta al 49,8 % de los niños menores de 5 años, ha tenido avances importantes.

“Los niveles de muertes por desnutrición aguda van a bajar en los próximos seis meses”, sostuvo el presidente, aunque reconoció que “es triste” que todavía se registren estos hechos en Guatemala.

Además, el mandatario lamentó la burocracia que existe en el país, porque impide avanzar en proyectos de infraestructura y ejecución presupuestaria debido a que los procesos se llevan hasta seis meses para que puedan ser ejecutados.

“Lo que más me incomoda es la lentitud en la burocracia, porque incide en la calidad del gasto y en la misma obra”, dijo, y anunció que su Gobierno busca “romper con ese círculo”.

Pérez Molina también se refirió a denuncias de corrupción, pero aclaró que hasta ahora no hay ningún caso concreto, a excepción del Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz), el cual decidió cerrarlo en 2012.

Asimismo, Pérez Molina aseguró que las decisiones de su Gobierno la toma él y que en 18 meses no ha tenido ninguna discrepancia con la vicepresidenta, Roxana Baldetti, porque tienen la claridad de que deben trabajar por Guatemala.