Compartir

A finales de junio, la falta de crédito que sufrieron los bancos chinos desató el pánico en los mercados ante la posibilidad de que se repitiera una quiebra como la de Lehmann Brothers en Estados Unidos en septiembre de 2008, que desencadenó la actual crisis financiera. Durante varios días, la falta de liquidez disparó el interés de los préstamos interbancarios del 3 al 13%, el más alto de las dos…