Compartir

El Gobierno considera que la divulgación de varios mensajes de texto telefónicos entre Mariano Rajoy y Luis Bárcenas responde a una estrategia del extesorero del PP para desviar la atención de sus problemas con la Justicia y demuestra que no consiguió nada de lo que pedía al presidente del Gobierno.

Fuentes del Ejecutivo han interpretado de esta forma la publicación hoy, en el diario 'El Mundo', de una serie de mensajes con supuestos diálogos amistosos de Bárcenas o su esposa, Rosalía Iglesias, con Rajoy en diferentes fechas de los últimos años. Además, las fuentes subrayan que el hecho de que el extesorero del PP esté en prisión es una clara demostración de que no ha tenido ningún tipo de protección por parte del Gobierno.