Compartir

Un día después de que el antiguo empleado de la NSA, Edward Snowden, solicitara a Rusia asilo político ante un grupo de abogados, activistas pro derechos humanos y diputados, la prensa y la opinión pública rusa se preguntan qué pasará entre Moscú y Washington si el presidente Vladímir Putin decide satisfacer la petición.