Compartir

Uno de los objetivos de la revisión tributaria es «ir metiendo la patita medioambiental», como pide Bruselas. Es decir, introducir figuras que graven consumos perjudiciales para el medio ambiente. El Gobierno ya aprobó un impuesto que penaliza las emisiones de gas fluorado, con el que espera recaudar 340 millones al año.