Compartir

Una treintena de policías y un diputado unionista resultaron heridos en los disturbios que sacudieron Belfast la noche del viernes, con motivo de las marchas protestantes de la Orden de Orange. Así lo precisaron ayer las fuerzas del orden. La violencia estalló en una zona del norte de la capital norirlandesa después de que la llamada Comisión de Desfiles impidiera a los manifestantes pasar por la …