jueves, 1 octubre 2020 22:20

Maduro se pone al frente de un Mercosur indignado con Europa

Venezuela asumió anoche por vez primera la presidencia del Mercosur tras una Cumbre de presidentes del bloque comercial en la que el caso del extécnico de la CIA Edward Snowden, la indignación por el espionaje de los EEUU y el maltrato al presidente de Bolivia, Evo Morales, se llevaron toda la atención. Los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; Brasil, Dilma Rousseff; Venezuela, Nicolás Maduro y el anfitrión José Mujica de Uruguay; además de Evo Morales, participaron en la XVL Cumbre de Jefes de Estado de la asociación, en la que algunos asuntos candentes de la agenda, como el reingreso de Paraguay, pasaron de puntillas y otros, como los problemas comerciales y de integración en su seno, ni siquiera fueron considerados.

Las decisiones políticas más notables pasaron por la dura reacción del Mercosur la “afrenta” sufrida por Morales en Europa el pasado día 2 de julio, cuando su vuelo fue obligado a aterrizar en Viena, donde permaneció retenido 13 horas, debido a que las autoridades de Francia, Italia, Portugal y España le negaron el paso bajo la sospecha de que transportaba Snowden. Los presidentes del bloque decidieron llamar a consultas sus embajadores en esos países de Europa por este acto “infundado, discriminatorio, y arbitrario” que consideraron “una flagrante violación de los preceptos del derecho internacional” y quedaron a la espera de una “explicación” por el suceso.

“La gravedad de la situación vivida, propia de una práctica neocolonial, constituye un acto insólito, inamistoso y hostil, que viola los derechos humanos y afecta la libertad de tránsito, desplazamiento e inmunidad que goza todo Jefe de Estado”, insistieron. Todos y cada uno de los asistentes a la reunión, representantes de los Estados Asociados a la organización, manifestaron sin excepción su condena por estos hechos y su solidaridad con Morales, que por su parte dijo con una fuerte ironía no sentirse enojado puesto que a sus antepasados los “exterminaron” y a él sólo “le bloquearon el vuelo”.

En esta línea, el Mercosur también se expidió sobre la situación de Snowden, a quien Venezuela ofreció asilo político y que se encuentra desde hace tres semanas en la zona de tránsito de un aeropuerto moscovita sin poder viajar, y subrayó su compromiso con este derecho universal. Además, recordaron, en referencia a las presiones que el gobierno de EE.UU está realizando para impedir la acogida del joven analista de inteligencia, que los Estados “no tienen ningún derecho a impedir a sus ciudadanos solicitar asilo ni impedir su implementación por cualquier medio”.

Seguridad cibernética

El espionaje de EE.UU en la región denunciado por Snowden también tuvo repercusiones y el bloque comercial decidió trabajar en conjunto para “garantizar la seguridad cibernética” de sus Estados Parte, al tiempo que pidió al Gobierno de aquel país a cesar esas actividades. Con esta polémica sobre la mesa, la decisión del Mercosur de cesar la suspensión de Paraguay del bloque a partir del 15 de agosto una vez asuma Horacio Cartes apenas tuvo cabida en la reunión.

Durante la parte oratoria varios presidentes se refirieron a la necesidad de que Paraguay forme parte del bloque, pero hicieron oídos sordos a los pedidos del Gobierno de Asunción para que Venezuela no asumiera su presidencia temporal. Simplemente, los socios del Mercosur se limitaron a valorar “positivamente” las elecciones en ese país, considerar “cumplidos” los requisitos establecidos en el artículo 7 del Protocolo de Ushuaia y anunciar que Paraguay “reasumirá plenamente su derecho de participar en los órganos del Mercosur y de las deliberaciones”.

Así, en una cumbre en la que no hubo representantes paraguayos debido a su suspensión, Maduro recibió el mazo de presidente temporal de manos de Mujica en nombre de “Chávez y Bolívar”, y Venezuela asumió sin mayores problemas el cargo, que le habilita para organizar y dirigir los objetivos del bloque durante los próximos seis meses.