Compartir

La cotización en bolsa de las empresas eléctricas se desplomó en cuanto se conocieron las grandes líneas de la reforma energética del Gobierno. El negativo impacto en estos valores acabó arrastrando al Ibex a una caída del 2,32% y a perder los 8.000 puntos (cerró en 7.