jueves, 24 septiembre 2020 10:18

Fernández defiende el éxito económico del Mercosur y sus políticas integradoras

La mandataria señaló ante los presidentes del bloque y los representantes de los países asociados durante la XLV Cumbre del Mercosur, que sin contar los valores “emocionales” o “políticos”, la mera progresión económica de los países de la región sirve para defender el bloque como organismo de integración.

Así, Fernández recordó que mientras que en el pico del “neoliberalismo” y en el momento de la crisis económica del año 2002, la renta per cápita de la región era menos de la mitad de la renta mundial, ahora es superior por casi mil dólares.

“Y esos números significan en la vida cotidiana de la sociedad la inclusión social de millones de compatriotas, que carecían de trabajo, sin educación, sin salud, de millones de ancianos sin cobertura provisional, de científicos que emigraba, de jóvenes que no podían llegar a universidades porque no tenían los medios”, añadió.

La mandataria reconoció, en línea con el discurso del presidente uruguayo, José Mujica, que el Mercosur puede que no sea “lo mejor”, pero que es “el único instrumento” que hay para garantizar este éxito en la “unidad y la integración”.

En ese sentido, se refirió a la existencia de otras propuestas para la integración económica regional, que calificó como “cantos de sirena” que en realidad lo que buscan es “volver a separar y dividir” a la región.

Así, alertó contra los peligros que supone la intención de los países industrializados de “reprimarizar” las exportaciones de la región, negándoles “el valor añadido” que supondría su industrialización en la región.

La presidenta pidió de este modo aprovechar los recursos energéticos que la reciente incorporación de Venezuela aporta al bloque para impulsar la complementarización de sus economías, “sumando y multiplicando esfuerzos”.

“Debemos cerrar la ecuación energética, porque, alimentos, energía y tecnología son las tres claves de desarrollo del mundo que viene y no podemos desaprovechar la oportunidad”, dijo.

Fernández también se refirió a la crisis desatada con Europa por el caso del avión del presidente boliviano, Evo Morales, que fue obligado a aterrizar el pasado 2 de julio en Viena, donde fue retenido durante 13 horas ante las sospechas de que a bordo estaba el extécnico de la CIA Edward Snowden.

Por esta situación el Mercosur decidió hoy mismo llamar a consultas a sus embajadores en Francia, Portugal, España e Italia y emitió una dura nota de condena.

“Las resoluciones de hoy no tienen nada que ver con Bolivia, sino con la dignidad de nuestros países y pueblos. Que nadie se equivoque, no es una defensa al presidente y pueblo de Bolivia, sino que nos podía haber pasado a cualquiera de nosotros”, dijo.

En tono de broma, apuntó que a ella misma la podrían “embargar” a pedido de algún fondo “buitre”, tal y como sucedió con el barco escuela de la Armada argentina “Libertad” en Ghana, si bien destacó que “la devolverían enseguida”.

Paraguay, país suspendido de la asociación hasta el próximo día 15 de agosto, no tuvo ningún representante en la reunión.