Compartir

Un agente de dicho cuerpo de seguridad resultó herido en la cabeza por una pedrada, supuestamente lanzada por manifestantes, según un comunicado de la PM.

Según las autoridades, fue preciso reprimir dos protestas, la primera en el centro y otra frente al palacio Guanabara, sede del gobierno del Estado de Río de Janeiro, en ambos casos porque algunos manifestantes practicaron “actos de vandalismo” como el lanzamiento de cócteles molotov y otros objetos contra los uniformados.

El gobernador de Río, Sergio Cabral, dijo en un comunicado que “el vandalismo no será tolerado” y anunció que se reprimirá a los “grupos que van a las calles con el objetivo claro de generar el pánico y destruir el patrimonio público y privado”.

Cabral incidió en que los grupos violentos usaron como coartada las “manifestaciones legítimas” de la población organizadas para reivindicar derechos y con el objetivo de “perfeccionar la democracia”.

Los disturbios de este jueves coincidieron con el día de “lucha” convocado por los principales sindicatos del país para reclamar la reducción de la jornada laboral y otros derechos para los trabajadores.