Compartir

Los manifestantes ya han comenzado a llegar a la plaza de Rabea al Adauiya, feudo islamista del este de El Cairo donde sigue en pie la acampada levantada hace dos semanas para defender la legitimidad de Mursi, según la página web del partido Libertad y Justicia (PLJ), el brazo político de los Hermanos Musulmanes.

Algunas personas procedentes de otras provincias del país han viajado hasta diez horas para secundar las protestas y pedir la restitución en el poder del islamista, elegido democráticamente en junio de 2012, según el PLJ.

Bajo el lema “Juntos contra el golpe militar sangriento”, la llamada Alianza Nacional en Defensa de la Legitimidad Electoral -integrada por los Hermanos- ha organizado la concentración y ha pedido a los egipcios que tomen parte en las protestas hasta lograr la vuelta de Mursi.

La coalición también ha rechazado la reciente declaración constitucional emitida por el presidente interino, Mansur Adli, que establece un calendario para la reforma constitucional y las elecciones en la etapa transitoria.

Por su parte, el frente de Salvación Nacional (FSN), la mayor alianza opositora de Egipto, pidió a sus seguidores que se manifiesten en las proximidades del palacio presidencial de Itihadiya, en el este de la capital, y tomen juntos el “iftar”, la comida con la que los musulmanes rompen el ayuno tras la puesta del sol en el mes de Ramadán, que comenzó el miércoles pasado.

El objetivo de la reunión es “insistir en el deseo de recuperar los objetivos de la revolución del 25 de enero de 2011, basados en la libertad, la justicia social y la dignidad humana”, según un comunicado del frente difundido hoy por la agencia estatal de noticias Mena.

Previamente, el movimiento “Tamarud” (rebelión), instigador de las multitudinarias protestas contra Mursi previas al golpe militar, había llamado a la celebración hoy de un “iftar” conjunto en la céntrica plaza cairota de Tahrir.