Compartir

El izquierdista Frente Guasú (FG), que tiene cinco de las 45 bancas en el Senado paraguayo, destacó en un comunicado que “parte importante del espionaje ejercido está relacionado con recoger información sobre los recursos naturales de los países latinoamericanos”.

La red de espionaje de Estados Unidos denunciada por Snowden se expandió por toda América Latina y tuvo un especial foco en Brasil, México y Colombia, según publicó el martes el diario brasileño O Globo.

También “fueron espiados en forma constante, aunque con menor intensidad, Venezuela, Argentina, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Chile, Perú y El Salvador”, difundió el periódico.

El FG conminó a la Cancillería paraguaya a “rechazar y exigir inmediatas explicaciones al Gobierno” estadounidense sobre el “avasallamiento” a la soberanía paraguaya “en el mismo sentido que ya lo han hecho países como Chile, Colombia o México, que nada tienen de bolivarianos”.

El canciller paraguayo, Félix Fernández Estigarribia, declaró el martes a periodistas que “si (el espionaje de EE.UU) es cierto, es un hecho condenable”, pero que no pedirá explicaciones al país y que esperará a que éste las ofrezca “para tomar una posición” al respecto.

“La vieja política de esta Cancillería nunca se basa en lo que va a suceder, hablamos sobre acontecimientos, siempre hemos actuado con la cautela necesaria y la prudencia que corresponde a la actividad diplomática del país”, añadió.

El Frente Guasú criticó que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Paraguay asuma “una posición de chauvinismo cavernario, en contramano con el proceso regional de integración” y que no reacciones sobre “este avasallamiento” a la soberanía del país.

“Esta doble moral deja en evidencia a la continuación de una política exterior anacrónica y colonial, propia de la dictadura stronista que sometió a nuestro país por más de 34 años”, añadió la fuerza política en su nota.