Compartir

El régimen norcoreano propuso ayer que se celebrara una reunión el próximo día 19 para organizar nuevos encuentros entre familias de ambos lados de la frontera y para retomar el proyecto turístico conjunto del monte Kumgang.

Seúl aceptó la propuesta de los encuentros de familias pero dijo que no se sentaría a debatir el reinicio de las visitas a Keumgang hasta que ambas partes hayan solucionado la reapertura de Kaesong, que es el tema pendiente más urgente.

A través de un mensaje, Corea del Norte aceptó hoy la sugerencia del Sur de que ambas partes se centren en el asunto de Kaesong, según fuentes del ministerio de Unificación surcoreano.

Representantes de Norte y Sur se reunieron ayer para buscar la normalización de Kaesong, que era el único proyecto conjunto vigente hasta su cierre a principios de abril, pero no lograron acercar sus posturas y se citarán nuevamente el próximo lunes.

Norte y Sur han organizado en las últimas décadas varios encuentros para que los supervivientes de las familias divididas hace seis décadas -unos 70.000 a día de hoy- pudieran reencontrarse por unas horas, el último de ellos en octubre de 2010.

Además, el régimen de Kim Jong-un también solicitó ayer otra reunión para retomar el proyecto turístico conjunto del monte Kumgang, suspendido en 2008 tras el asesinato de una turista surcoreana por los disparos de un soldado del Norte.

En este caso, el ministro de Unificación de Seúl, Ryoo Kihl-jae, confirmó hoy que su Gobierno no se sentará a debatir el reinicio de los tours a Keumgang hasta que ambas partes hayan solucionado la reapertura de Kaesong, que es el tema pendiente más urgente.

El ministro se mostró, en todo caso, optimista al declarar que “un entendimiento (entre las Coreas) sobre el complejo de Kaesong puede llevar de forma natural a encontrar una solución para la suspensión de los tours” en Kumgang.

Los recientes acercamientos entre las dos Coreas suceden a una intensa etapa de tensión en marzo y abril, en la que Pyongyang lanzó graves amenazas de guerra a Seúl y Washington, además de forzar la clausura del complejo industrial conjunto.