domingo, 27 septiembre 2020 18:27

Seúl pondrá cámaras en los cuarteles contra las violaciones

El Ministerio de Defensa surcoreano ha anunciado que instalará cámaras de seguridad en los barracones femeninos de los cuarteles para prevenir agresiones sexuales, tras un sonado caso de violación de un soldado a una compañera.

“Será obligatorio instalar cámaras de circuito cerrado de televisión en los barracones de mujeres”, ha confirmado un portavoz de Defensa en Seúl, tras adelantar que “el Ministerio designará a un asesor experto en temas de acoso sexual para cada unidad” con el fin de prevenir abusos.

La decisión ministerial ha llegado poco más de un mes después de que un cadete del Ejército agrediera sexualmente a una compañera del mismo rango después de un festival militar, aprovechando que ella se encontraba en un estado extremo de embriaguez. El caso despertó una gran polémica en Corea del Sur y provocó que los mandos del Ejército tomaran duras medidas, como cesar al director de la Academia Militar de las Fuerzas Armadas e imponer acciones disciplinarias a otros once oficiales.

No existen estadísticas sobre el número de mujeres soldado que han sido víctimas de agresiones sexuales en Corea del Sur, ya que se cree que muchas no denuncian por presiones externas o por temor a ver truncada su carrera militar.

Castigos más duros

El Ministerio de Defensa, que llevó a cabo recientemente una exhaustiva revisión de la disciplina y la seguridad de las tropas, también ha expresado su intención de endurecer los castigos a los agresores sexuales en el Ejército.

Tales acciones estarán acompañadas de otras medidas que no solo buscarán combatir los delitos sexuales, sino también el preocupante aumento del número de suicidios en el seno del Ejército. En 2011, se quitaron la vida 97 soldados, cifra superior a los 82 e 2010 o los 75 del año 2008 en las Fuerzas Armadas de Corea del Sur, país que lidera con una amplia ventaja las estadísticas de suicidios en el mundo desarrollado.

Para revertir esta tendencia, Defensa se ha comprometido a reforzar su actual programa de prevención de suicidios y nombrar asesores especiales para ayudar a los soldados, la mayoría de ellos hombres jóvenes que prestan el servicio militar obligatorio de dos años.