Compartir

En una entrevista con la cadena de televisión NextTV transmitida hoy, Ma dijo que, para que tal cumbre se haga realidad, “es necesario crear algunas condiciones previas”.

“En la actualidad los lazos entre Taiwán y China pasan por su mejor momento en los últimos 60 años, y la política isleña se centra en aumentar la confianza mutua, crear una situación donde todos ganen y construir una paz y prosperidad duraderas en el estrecho de Formosa”, dijo el presidente taiwanés.

“Lo que quería conseguir hace cinco años se ha ido haciendo realidad gradualmente y los lazos entre las dos partes del Estrecho están en su mejor momento en los últimos 60 años en términos de paz y estabilidad”, sentenció Ma.

El presidente taiwanés también hizo hincapié en el hecho de que en el 2008 no había vuelos directos entre Taiwán y China y que en la actualidad hay 86 vuelos diarios, algo que, a su juicio, “muestra que la paz en el estrecho se está consolidando”.

“Si 86 vuelos directos diarios no manifiestan la paz, ¿qué puede manifestarla?”, dijo Ma.

El presidente isleño pidió a los taiwaneses confianza en sus lazos con China, sin temor a que una creciente interrelación vaya a subordinar a la isla políticamente ante China.

Académicos en China y Taiwán han propuesto la celebración de una reunión entre Ma y Xi en el marco de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico de 2014, que se celebrará en Shanghái.

Ambos líderes podrían entrevistarse como presidentes de los partidos gobernantes en China y Taiwán, en un encuentro no incluido en las reuniones del foro, y que en China se puede calificar de asunto interno.

Por el momento, una cumbre oficial como presidentes es imposible debido a que Pekín no reconoce a Taiwán como un estado soberano y no existen lazos oficiales entre Taipei y Pekín.

China y Taiwán mantienen una disputa de soberanía desde que en 1949 el gobierno y ejército del Partido Nacionalista Chino (Kuomintang) se refugió en Taiwán, tras ser derrotado por el Partido Comunista en una guerra civil.