Quantcast

Volvo desvela nuevos sistemas de seguridad

Volvo continúa avanzando a un gran ritmo en el apartado de seguridad. Aunque los nuevos sistemas no estarán listos hasta finales del año que viene, la marca acaba de dar a conocer un sorprendente detector para peatones y animales de gran tamaño, incluso cuando se conduce en la oscuridad, que además frena automáticamente el vehículo.

Según las últimas estadísticas de accidentes de tráfico en Suecia, el 58 % de todas las muertes de peatones se producen en la oscuridad, al anochecer o al amanecer. En Estados Unidos, la tasa de mortalidad de tráfico es entre tres y cuatro veces mayor en la oscuridad.

La marca sueca fue la primera en ofrecer sistemas de frenado automático y de detección, desde la asistencia de frenado de primera generación en 2006 hasta la detección de peatones con frenado automático completo en 2010 y los últimos sistemas en 2013. Ahora gracias a una tecnología más evolucionada y sobre todo por una cámara con mayor sensibilidad, avisa de la presencia de otros vehículos, peatones o ciclistas cuando todo está oscuro.

Además, el sistema alerta de la presencia de animales, tanto de día como de noche, y aplica el freno sin que intervenga el conductor. Los atropellos a animales grandes generalmente tienen lugar a velocidades de crucero. El riesgo de lesiones graves en una colisión con un alce es superior al 70 % si el accidente ocurre a 100 km/h. Si la velocidad de impacto se reduce al frenar a menos de 70 km/h, el riesgo se reduce notablemente. El sistema de detección de animales está diseñado para ayudar al conductor a evitar el accidente o a reducir la velocidad del impacto.

Volvo está igualmente desarrollando un sistema que ayuda a prevenir los accidentes de tráfico en carretera al accionar de forma autónoma la dirección ante una situación crítica. Los estudios demuestran que muchos de los accidentes se producen en situaciones de tráfico no críticas y en buenas condiciones meteorológicas, debido a una distracción del conductor, somnolencia o enfermedad. El sistema detecta si el coche está a punto de salirse del camino y automáticamente gira la dirección para situarlo en su posición correcta.

Una cámara situada en la parte delantera y con radar, interactúan para supervisar los bordes de la carretera y los diferentes tipos de obstáculos que puedan surgir. La tecnología actúa de forma inmediata, en caso de que el vehículo se acerque demasiado al borde de la carretera. Un sistema que funciona también en caminos sin señalización de marcas laterales.

Alerta de choque

Un vehículo con control de crucero adaptativo y advertencia de colisión, reduce el riesgo de alcances con el vehículo que hay delante en una autopista en hasta un 42 %. Este sistema de asistencia, con asistencia de dirección, ayuda al conductor a permanecer en el carril y seguir el ritmo del tráfico. Se trata de una evolución del control de crucero adaptativo actual y de la tecnología de advertencia de cambio de carril. El control de crucero mantiene automáticamente un espacio adecuado con el vehículo precedente, al mismo tiempo que la dirección es igualmente controlada de forma autónoma.

El conductor activa el ACC con la asistencia de la dirección presionando un botón. Utilizando los datos de una cámara y sensores de radar, el coche puede hacer un seguimiento del vehículo que va delante. El motor, los frenos y la dirección pueden reaccionar por sí solos. Sin embargo, el conductor siempre puede anular el sistema y recuperar el control del vehículo en cualquier momento.

La comunicación entre vehículos y la infraestructura vial es otro apartado en el que Volvo está desarrollando con la colaboración de los miembros de Car 2 Car Communication Consortium. Va a permitir que los vehículos se comuniquen entre sí y con el entorno del tráfico, lo que abre enormes posibilidades para que la información pueda ser compartida e intercambiada con el objetivo de una conducción más cómoda y segura.

La tecnología se basa en la comunicación entre los vehículos y la infraestructura vial, así como con las señales de tráfico y semáforos, para conseguir una circulación más fluida. A través de un transmisor en el semáforo, se genera información con respecto a la velocidad óptima para un coche, a fin de mantener una marcha constante y lograr una sucesión de semáforos verdes; así se evita frenadas innecesarias en los semáforos rojos.

Este sistema emite una advertencia sobre mal tiempo, como lluvia, nieve o hielo en las carreteras. Alerta al conductor de la presencia de vehículos cercanos en situaciones de emergencia, lo que permite que el conductor pueda planificar un paso libre con mayor antelación y sin ser sorprendido. Car 2 Car advierte además si un vehículo situado más adelante de repente aminora la marcha o si hay algún vehículo averiado en la carretera.

También avisa al conductor de obras viales. Los vehículos destinados a obras pueden transmitir información con suficiente antelación. Los conductores de otros coches reciben información sobre los límites de velocidad y de rutas más cerca del lugar de trabajo. El sistema también puede mantener al conductor informado sobre la distancia que falta antes de llegar a una zona de obras.

El sistema no se olvida de las motos. Los motociclistas se encuentran entre los usuarios más vulnerables de la carretera y con el fin de mejorar la seguridad, Car 2 Car, informa a otros usuarios de la vía, si existe una motocicleta cercana.

Comentarios de Facebook