Compartir

Tanto el piloto instructor del vuelo de Asiana Airlines como su copiloto, el que se encargó del aterrizaje frustrado de la nave, tenían poca experiencia, y el primero de ellos llevaba a cabo esa tarea por primera vez, según la investigación posterior.

Las nuevas normas de la FAA requieren que los copilotos completen 1.500 horas de vuelo, las mismas que se exigen a los pilotos, para obtener una certificación que les permita dirigir los vuelos de aerolíneas de pasajeros y de cargamento.

Hasta ahora, se requería únicamente que los copilotos completaran 250 horas de vuelo durante su entrenamiento, por lo que el tiempo de formación en el aire se multiplica por seis.

“Le debemos a los viajeros tener únicamente a los pilotos más cualificados y mejor formados”, dijo el secretario de Transporte, Anthony Foxx, al anunciar las normas.

La FAA comenzó a trabajar en el reglamento tras el accidente del vuelo 3407 de Colgan Airlines, que se estrelló en febrero de 2009 contra una casa de Buffalo (Nueva York), lo que causó la muerte de 50 personas.

El suceso supuso el primer accidente mortal de una aerolínea comercial estadounidense desde 2006, y llevó a las autoridades a empezar a supervisar los programas de adiestramiento de pilotos en el país.

La nueva norma para los copilotos permitirá obtener un certificado a los pilotos militares con al menos 750 horas de vuelo, a los licenciados universitarios de carreras de cuatro años con al menos 1.000 y los de carreras de dos años con 1.250 horas.

Además, el entrenamiento de los copilotos debe estar reforzado por al menos 50 horas de vuelo en aeronaves de múltiples motores.

Los copilotos que consigan su certificado deben completar otras 1.000 horas de vuelo en una aerolínea comercial antes de convertirse en capitán, de acuerdo con la nueva normativa, que se hará efectiva en los próximos días tras su publicación en el registro.

“La nueva regla da a los copilotos una mejor base de conocimientos y experiencia aeronáutica antes de que puedan volar en una aerolínea”, destacó el responsable de la FAA, Michael Huerta.