Compartir

Con el precio del petróleo en 108 dólares, el encarecimiento de los carburantes va a crecer en los próximos días. En concreto, hoy el diésel costaba en algunas gasolineras más de 1,40 euros. De momento, en la última semana los precios del gasóleo y de la gasolina han registrado ligeros incrementos del 0,1 % y del 0,5 % respectivamente, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea.

El precio medio del litro de gasolina de 95 octanos se sitúa en la actualidad en 1,422 euros y acumula un abaratamiento del 0,2 % desde finales de junio. Sin embargo, su precio es ahora un 1,5 % superior al de comienzos de año y un 1,7% mayor al de la misma semana del año pasado.

En el caso del gasóleo, el precio es de 1,339 euros el litro, lo que supone un aumento del 0,4 % desde finales de junio, así como del 1,1 % con respecto a la misma semana de 2012. Pese a ello, este combustible es ahora un 1,6 % más barato que al inicio del año. Tras un mes de junio de bajadas generalizadas de precios, los carburantes inician una progresiva subida y si comparamos con julio de 2011 y 2012, que fue un mes de precios más altos, especialmente en el último ejercicio, la tendencia no es nada esperanzadora.

En cuanto al precio del petróleo en los mercados internacionales, el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, alcanza los 108 dólares, tres dólares más que hace una semana y seis más que hace quince días, mientras que el Texas 'sweet light', utilizado como referencia en Estados Unidos, se ha encarecido en nueve dólares en apenas una semana hasta 105 dólares.

Los carburantes siguen costando en España menos que en la media de la UE, donde el litro de gasolina asciende a 1,565 euros, y a 1,605 euros en el caso de la zona euro. Por su parte, el precio del litro de gasóleo asciende a 1,426 euros de media de la UE de los 27, y a 1,414 euros en la zona euro.

El menor nivel de precios finales en España con respecto a los países del entorno se debe a que el país, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos autonómicos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.