Compartir

En concreto, el sindicato ha convocado huelga el 31 de julio desde las 0.00 hasta las 23.00 horas y para los días 14 y 30 de agosto dos horas por turnos en las jornadas de mañana, tarde y noche.

A fecha de hoy el resto de organizaciones no se han pronunciado ante la petición de CGT para movilizarse conjuntamente, ha indicado hoy en un comunicado.

Según CGT, los paros surgen como medida de protesta a los planes del Gobierno que, según ellos, tienen como objetivo privatizar estas estas empresas públicas.

En este sentido, CGT subraya que las reuniones mantenidas con el departamento que dirige Ana Pastor han producido una “gran preocupación” entre los trabajadores ya que los planes “desmanteladores del Ministerio para estas empresas, junto a los recortes establecidos en trenes y calidad del servicio ferroviario, hacen temer por los puestos de trabajo y las condiciones laborales”.

En el día de ayer, señala el sindicato, se produjeron las reuniones preceptivas de las comisiones de conflictos, paso obligado antes de comunicar a los estamentos oficiales las papeletas de conciliación previas a movilizaciones en todas las empresas del sector ferroviario.

Asimismo, CGT urge a que el resto de organizaciones sindicales “unan esfuerzos en contra de las intenciones del Gobierno, que pretende dar a manos privadas unas empresas que los ciudadanos hemos pagado con nuestros impuestos”.