domingo, 27 septiembre 2020 0:38

PSOE, IU y nacionalistas dejan la ponencia de la ley de Transparencia

El PSOE, IU, CiU, PNV y los partidos del grupo mixto han abandonado la ponencia que debe elaborar la ley de Transparencia, 20 minutos después de que comenzase su primera reunión en el Congreso, porque consideran que no pueden continuar las negociaciones para consensuar esta norma, que pretende asegurar la publicidad de toda las actuaciones públicas, hasta saber si Mariano Rajoy va a comparecer en la cámara para dar explicaciones por el 'caso Bárcenas'.

Nadie habla todavía de plante indefinido ni de ruptura del principio de acuerdo para aprobar la ley que desde hace unas semanas tienen PP y PSOE, y del que están muy cerca los nacionalistas, pero aseguran que el momento clave será mañana, cuando la Diputación Permanente del Congreso debata las comparecencias urgentes de Rajoy en el pleno reclamadas por la oposición y se conozca si los populares las apoyan o, como más bien parece, las rechazan.

Lo que tienen claro los partidos de izquierda y nacionalistas es que hoy no podían debatir sobre transparencia sin saber si el presidente del Gobierno está dispuesto a dar explicaciones por el escándalo. De hecho, lo que pidió formalmente el PSOE al grupo popular es que aplazase los trabajos de la ponencia hasta después de la Diputación Permanente, solicitud que ha rechazado el grupo mayoritario, que no ve razón alguna para ello.

El plante de estos cuatro grupos parlamentarios ha hecho que la ponencia de Transparencia comience a trabajar solo con los representantes del PP y de UPyD.

El objetivo hasta ahora era hacer una reunión maratoniana, con sesiones de mañana y tarde hoy miércoles y de mañana el jueves, para tratar de cerrar un pacto, al menos entre los dos partidos mayoritarios, que permitiese aprobar el texto de la ley (el dictamen) el próximo 23 de julio en la Comisión Constitucional, para que fuese ratificado por el pleno del Congreso en la segunda semana de septiembre. Ahora, tanto el futuro del proyecto de ley como su calendario se quedan en el aire.