Compartir

“Se ha avanzado porque se ha discutido, se ha debatido (…) Son posiciones contrarias y necesariamente hay un debate. Eso no debe asustarnos”, dijo este martes ante la prensa el guerrillero “Marco León Calarcá”, alias de Luis Alberto Albán, quien reconoció que todavía no hay resultados concretos sobre el punto que actualmente está encima de la mesa de negociación.

Calarcá insistió no obstante en que, a través del debate, se están “aproximando posiciones”.

Gobierno y guerrilla iniciaron el pasado 1 de julio su undécima ronda de negociaciones de paz, en la que la guerrilla ha seguido desgranando sus propuestas sobre el asunto de la participación política, el segundo punto de la agenda pactada para el proceso que intenta poner fin al conflicto colombiano.

La principal demanda de las FARC en torno a este tema es la convocatoria en Colombia de una Asamblea Constituyente para refrendar y blindar un eventual acuerdo de paz, una propuesta que el Ejecutivo de Juan Manuel Santos rechaza.

La guerrilla también plantea una profunda reestructuración del Estado colombiano con reformas en su sistema electoral y judicial así como la reconversión de las Fuerzas Armadas.

El ciclo de diálogo que concluye hoy ha tenido como telón de fondo las tensiones en el Catatumbo, convulsa y cocalera región colombiana en la frontera con Venezuela que desde hace un mes es escenario de protestas campesinas en rechazo a una campaña oficial de erradicación de hoja de coca y que han dejado hasta ahora cuatro jornaleros muertos y decenas de heridos.

En los últimos días, los negociadores de paz de las FARC han mostrado su solidaridad con los campesinos que protagonizan estas reivindicaciones, mientras que el Gobierno de Santos ha acusado a la guerrilla de tratar de incidir en el proceso de paz con la protesta en esa región.