Compartir

Dos meses después de ver cómo por fin se acababa el infierno vivido durante años, Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, las tres jóvenes que fueron secuestradas por Ariel Castro, quien las sometió a violaciones y otros abusos durante cerca de una década, han aparecido en un vídeo en el que dan las gracias a todas las personas que han expresado su preocupación por el estado en el que se encuentran y que han mostrado su dolor por el calvario que les tocó vivir.

«En primer lugar, quiero que sepan lo feliz que estoy de estar en casa con mi familia y amigos y quiero agradecer a todos los que nos han ayudado, son una bendición», comenta Amanda Berry durante la grabación, en la que solicita que se mantenga el respeto tanto por su intimidad como por la de sus compañeras de cautiverio «y que nos den tiempo para conseguir una vida normal».

En el vídeo, Gina DeJesus aparece acompañada por sus padres y da las gracias por el apoyo moral y económico que han recibido en las últimas semanas. «Ellos saben quienes son», señala la madre de la joven, quien aconseja a quienes tengan hijos desaparecidos que «por favor, cuenten con sus vecinos, que no les dé miedo pedir ayuda, porque estarán disponibles».

Michelle Knight, por su parte, agradece la ayuda económica que se le está proporcionando, la cual, destaca, le permite afrontar «una nueva vida». Knight, a la que Castro propinó fuertes palizas y que sufrió un aborto durante su cautiverio, declara que ahora se encuentra bien, aunque durante los años pasados junto a Castro vivió «en el infierno». «Pero soy lo suficientemente fuerte para pasar por el infierno con una sonrisa, con la cabeza alta y con los pies firmes en el suelo», añade.

«Necesitamos confiar en Dios, pues él es el juez y tiene un plan para cada uno de nosotros. El que tenía para mí era el de ayudar a otros que han estado en la misma situación que yo, para que sepan que hay alguien en quien pueden confiar y con quien pueden hablar», prosigue Michelle Knight. «Ahora controlo mi propio destino con la ayuda de Dios y no tengo problemas en mostrar que soy una persona positiva que prefiere dar antes que recibir», remacha.