Compartir

Más de la mitad de los habitantes del pequeño país báltico, que se sumará al euro el 1 de enero de 2014, rechazan la moneda única, mientas que otro 21 por ciento manifiestan neutralidad hacia esta cuestión, según el último sondeo de SKDS.

Los adversarios del euro destacan su temor a que la adopción de la moneda común provoque una subida de precios en el país. donde la población apenas se ha recuperado de la crisis financiera de 2008.

El apoyo más activo al euro en Letonia había sido registrado en 2005: un 35 % de la población se mostró entonces a favor de entrar en la zona euro.

De las tres ex repúblicas bálticas soviéticas, sólo Estonia, en 2011, ingresó en la zona de la moneda común europea mientras que Lituania no ha establecido plazos al respecto.