Compartir

El inicio del juicio contra el capitán del crucero Costa Concordia, Francesco Schettino, por el naufragio frente a la isla del Giglio (Italia) en el que murieron 32 personas, quedó aplazado por una huelga de abogados.

Como estaba previsto, algunos de los abogados participantes en el proceso, que se celebra en Grosseto (centro de Italia), entre ellos el defensor de Schettino, Domenico Pepe, declararon su adhesión a la huelga, por lo que el presidente del tribunal, Giovanni Puliatti, tuvo que aplazar la sesión a la primera fecha disponible, el 17 de julio.

A pesar de que se preveía el aplazamiento, Schettino acudió al aula situada para la ocasión en el Teatro de Grosseto para dar cabida a las partes y al público.