Compartir

España y Francia son los dos únicos Estados miembros que participan en esta pesquería (tradicionalmente un 90 % de las toneladas corresponden a España y el resto a Francia).

Según la propuesta de la CE, España podrá pescar en esa temporada 15.390 toneladas y, Francia, 1.710 toneladas, explicó el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

La campaña pasada la CE fijó el TAC para la pesca de anchoa en el Golfo de Vizcaya en 20.700 toneladas, 9.000 menos que en la temporada anterior (una reducción del 30 %).

La CE ha tenido en cuenta las últimas recomendaciones científicas, que señalan que la reserva de anchoa en la zona “se encuentra por encima de los límites biológicos seguros”, aunque su tamaño (56.055 toneladas este año) ha disminuido con respecto a las temporadas precedentes.

La Comisión recordó que la anchoa es una especie que puede experimentar amplias variaciones de un año para otro debido a su corto periodo de vida y al hecho de que su crecimiento depende de ciertas condiciones medioambientales.

El tamaño del stock utilizado en esta propuesta es “preliminar” y debe ser confirmado formalmente por los organismos científicos relevantes, recordó la CE, al tiempo que apuntó que su propuesta deberá adaptarse si hubiera algún cambio en las recomendaciones científicas.

El límite de capturas propuesto por Bruselas es el resultado de una fórmula matemática que fija el máximo tonelaje que se puede pescar en un año determinado en función del tamaño de la reserva.

La fórmula, desarrollada por la Comisión en cooperación con la industria y los dos países interesados, se ha aplicado desde 2010 y pretende garantizar la estabilidad a largo plazo.

Previamente, la pesquería estuvo cerrada durante cinco años (2005-2009) debido al colapso de las reservas, recordó la CE.