Compartir

Cada día que pasa aparece un nuevo caso de corrupción protagonizado por los políticos que nosotros hemos convertido en nuestros líderes. De la misma forma que los hicimos subir, deberíamos ayudarlos a bajar de su pedestal.