Compartir

Desde el inicio del mes de julio y en tan solo una semana 18 personas han fallecido ahogadas en piscinas, playas o ríos de España, ocho de ellas niños, de los cuales la mitad han muerto en poco más de 24 horas.